Como barro en Sus manos

Me encanta como la Biblia nos compara con vasos de barro en Sus manos.
El barro se abandona así mismo en las manos del alfarero, no teniendo voluntad propia sino dejándose moldear por la voluntad del alfarero.

El barro no puede quejarse o cuestionar al alfarero, del porqué esta haciendo lo que hace. El resultado al darle forma, es un instrumento en Sus manos, una vasija creada para ser llenada y usada por El. Lo que llega a tener valor es lo que El vacía en la vasija no lo que la vasija representa.

Somos vasos de barro en Sus manos, que estamos siendo formados, edificados por El, para Su uso exclusivo, si se lo permitimos. Así cómo el barro no tiene voluntad propia, de esa misma manera debemos abandonarnos en El, y permitir que El nos moldee, y nos de forma.

Para darnos forma se requiere tiempo, ser quebrantados algunas veces, y vueltos a moldear, y luego pasar por la prueba del horno, pero si nos quedamos quietos, reconociendo y confiando que Su obra en nosotros está en proceso llegaremos a ser para lo que fuimos creados, no por nuestro deseo o nuestro esfuerzo, sino porque Su amor, Su gracia y misericordia depositadas en nosotros, nos dan un valor eterno, como tesoro en vasos de barro.

Déjate moldear por tu Hacedor, cada prueba, cada roce, cada situación, son oportunidades para abandonarte en Sus manos y dejarte moldear, haciendo Su voluntad, no desprecies el quebranto, es para limpiarte de impurezas y detallarte, darte una mejor forma, y un mejor uso, para que la excelencia del poder de Dios sea depositada en ti, y tu vida sea una acción de gracias continua para Su gloria!

2 Corintios 4:7
“Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros.”

2 Corintios 4:15
“Porque todas estas cosas padecemos por amor a vosotros, para que abundando la gracia por medio de muchos, la acción de gracias sobreabunde para gloria de Dios.”

Isaías 64:8
“Ahora pues, Jehová, tú eres nuestro padre; nosotros barro, y tú el que nos formaste; así que obra de tus manos somos todos nosotros.”

Romanos 9:20
“Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así?”

Romanos 9:15,16
“Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s