El nos hace competentes

Hace días estuve leyendo proverbios 31, y sinceramente mi conclusión fue: estoy muy lejos de ser una mujer virtuosa; y al pensar en mi rol de mamá, pienso que también hay muchas cosas que mejorar. Después de eso me topé con un video lindísimo, donde veía a algunas mamás comentando como se veían ellas como mamás, al escucharlas a cada una, todas hablaban de que había algo con lo que batallaban, y algunas con voz de culpabilidad mencionaban que les faltaba paciencia, tener un tiempo para escuchar o estar más con sus hijos, y muchas demás cosas en las que ellas creían que debían mejorar, después las dejaron ver lo que sus hijos respondieron de cómo veían a sus mamás, y todos los niños comentaban lindas cosas sobre ellas, las llamaban buenas, hermosas, héroes, y hablaban mucho sobre el amor que ellas les demostraban. Ellos veían las cosas muy diferentes.

Y me hizo reflexionar en que todas queremos hacer lo mejor y dar lo mejor de nosotras en todo lo que hacemos, ser excelentes en todo, no quedarnos estancadas, sino ser mejores en cada área de nuestra vida, esto a veces nos lleva a exigirnos de más, a perder el piso, y el objetivo y nos sentimos abrumadas cuando todo ese peso cae encima de nosotras y nos damos cuenta que no podemos y que es imposible ser perfectas! Nos esforzamos, y un día lo hacemos bien, pero al día siguiente fallamos en alguna área.
Sin embargo creo que esa es la mejor parte, cuando llegamos a ese punto de sentirnos abrumadas, de sentirnos que solas no vamos a poder, cuando sentimos que la responsabilidad que tenemos en frente es mucho más grande que nosotras, porque sólo ese sentimiento de incompetencia nos obliga a voltear nuestra mirada a Aquel de quien provienen todas las cosas, El único que puede proveernos lo que nos falta.

En medio de este sentimiento de incompetencia Dios nos hace competentes.  Es un descanso poder confiar en esta palabra, dice Su palabra que Dios es quien pone en nosotros el querer como él hacer por Su buena voluntad, el que de nosotros nazca un deseo de ser mejores no es por nosotros, es El en nosotros. Solamente cuando reconocemos nuestra debilidad es cuando dejamos que Su poder se perfeccione en nosotros. Y no nos deja solos, El nos ayuda a llevar a cabo nuestras tareas, roles, actividades, con amor, excelencia y sobre todo con sabiduría. Sea lo que sea que tengamos que hacer hoy, recordemos esta palabra, nuestra competencia proviene de El.

Teniendo esto en mente nos hace empezar el día primeramente agradeciendo y reconociendo que lo que somos y tenemos es por El, y que sólo en Su gracia encontramos la ayuda, fortaleza, el poder y la sabiduría que necesitamos para hacer Su voluntad.

2 de Corintios 3:5
“no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios”

Filipenses 2:13

“porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.”

2 Corintios 12:19

“Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.”

 

Un pensamiento en “El nos hace competentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s