Meditad sobre sus caminos

En la historia del libro de Hageo, nos enseña que ¡Dios es el mismo, que Dios no cambia!  Me encanta porque una vez más nos muestra que cuando invertimos en su reino, y nos ocupamos de Sus cosas ¡Él se ocupará de las nuestras! Una vez más nos enseña que Dios bendice, honra y respalda la obediencia, y hace lo contrario con la desobediencia.

El pueblo había olvidado reconstruir el templo de Dios, habían decidido que aún no era el tiempo, mientras tanto, todo lo que tenían,  todo su esfuerzo y su tiempo lo ocupaban para remodelar sus propias casas. Las cosas de Dios las habían dejado a un lado, para enfocarse en sus propios intereses. Aunque aparentemente tenían éxito, dice la Biblia que no era lo que ellos esperaban, se esforzaban mucho, más no había bendición de por medio.

Hasta que Dios les recordó: “Meditad sobre sus caminos.”

Cuando priorizamos habitar a los pies de Jesús,  cuando escogemos la mejor parte, cuando le demostramos con hechos que Su amor es mejor que la vida misma, cuando escogemos invertir en Su reino, y agradarle, es cuando la verdadera bendición de Dios estará con nosotros  y es cuando veremos la verdadera y real ganancia a nuestro esfuerzo.

Ellos recibieron con buena actitud la palabra de Dios, y realmente meditaron en sus caminos y en lo que estaban haciendo mal, y decidieron obedecer al Señor y  enfocarse en las cosas de Dios primeramente.  Y dice la Biblia que la presencia de Dios no se apartó, al ver su actitud de temor al Señor, y Dios despertó su entusiasmo para poder obedecer.

Invertimos nuestro tiempo, dinero, y esfuerzo  en lo que representa más valor para nosotros.

Que hoy podamos meditar sobre nuestros caminos. ¿Dónde estamos invirtiendo nuestro esfuerzo?  A veces la retribución no es lo que esperamos, porque estamos invirtiendo en el lugar equivocado.

Él nunca nos deja solos, y menos, cuando ve que nuestro real deseo es El. Una vez que damos el paso de obediencia, Dios nos respaldará con su presencia, con su bendición y nos dará la fuerza, el poder, y el ánimo que necesitamos para seguirle.

Esta fue la promesa que recibieron al obedecer al Señor:

“¿No está aún la simiente en el granero? Ni la vid, ni la higuera, ni el granado, ni el árbol de olivo ha florecido todavía; mas desde este día os bendeciré.” Hageo 2:19

Aunque no veamos todavía, podemos confiar en sus promesas. Podemos plantar la semilla con fe de que Dios prometió que florecerá y dará su fruto. ¡Dios bendecirá nuestro esfuerzo!

Hageo 1:6-9

“Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos.

Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto.

Subid al monte, y traed madera, y reedificad la casa; y pondré en ella mi voluntad, y seré glorificado, ha dicho Jehová.

…. Por cuanto mi casa está desierta, y cada uno de vosotros corre a su propia casa.”

Hageo 2:4,5

“Pues ahora, Zorobabel, esfuérzate, dice Jehová; esfuérzate también, Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote; y cobrad ánimo, pueblo todo de la tierra, dice Jehová, y trabajad; porque yo estoy con vosotros, dice Jehová de los ejércitos.

Según el pacto que hice con vosotros cuando salisteis de Egipto, así mi Espíritu estará en medio de vosotros, no temáis.”

Hageo 2:9

“La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos.”

Mateo 6:33

” Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s