Siendo guiados por Su Espiritu

Es muy fácil pedir que su Espíritu Santo sea quien tome el control de nuestra vida, pero ¿realmente queremos darle el control a alguien más cuando estamos tan acostumbrados a nosotros mismos querer tener el control de todo?

Cuando realmente nuestro deseo más sincero es este, Él no lo pensará dos veces para ponernos a prueba, y a veces quitará cualquier cosa que nos haga sentir seguros, quizás sea nuestro conocimiento, nuestra preparación, o cualquier apoyo humano o técnico que pudiera existir. Lo único que no quitará de nosotros es la esperanza de que El responderá, vendrá y tomara el control.

Para realmente darle el control a su Espíritu, debemos primeramente tener comunión continua con El, para aprender a discernir su voz, y esperar, no desesperarnos por saber que sigue más adelante. Ser sensibles y esperar a recibir su indicación, sin querer tratar de ayudarle o de empujar a que las cosas sucedan, y Él te va a ir guiando… justo a tiempo te revelará el misterio de su voluntad.

Esperar a que Él nos hable es lo más difícil, pero  comprobamos su fidelidad al ver que no solo nos dice que hacer si no que también nos da el poder para hacerlo. Dice la Biblia que Su espíritu en nosotros es poder, y ese poder actúa dentro de nosotros, al permitirlo se incremente nuestra fe. Lo que sigue empieza a fluir de una manera  ¡sorprendente!

¡Somos fortalecidos cuando tenemos estas experiencias! Cuando dejamos que nuestra vida sea dirigida por su Espíritu, y podemos ver los frutos de Su guianza. A veces esto no será visible o entendible para los demás, pues esto solo se da en lo íntimo, y a veces solo tu conoces esa petición que le has hecho al Señor  y vives ese proceso de menguar y ser obligado  a esperar y depender solo en El, pero al  ver, vivir y palpar su provisión  fortalece nuestro hombre interior, y nos hace comprender  más Su amor que excede todo conocimiento.

No tengamos temor de dejarnos guiar por Su Espíritu, pues solo a través de Él, veremos mucho más de lo que pedimos o entendemos. Cosas que nunca nos imaginamos.

Su Espíritu en nosotros, es Dios mismo en nosotros.

 

 

Romanos 8:14

“Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.”

 

Efesios 3:20

“Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros”

 

Efesios 3:16

“…el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu;”

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s