Examina mi corazón

Me he llevado sorpresas al ver frutas en el súper mercado que se ven muy lindas, muy limpias, brillosas, y con mucho color, pero al abrirlas algunas por dentro pueden estar podridas, y obscuras. En vez de ayudarte pueden hacer todo lo contrario, perjudicarte si las comes.

¿De que sirve una fruta que se ve linda por fuera, si no te la puedes comer? ¡Para nada!

Dios no solo escucha lo que hablamos, o ve lo que hacemos, si no también conoce lo que para los demás esta oculto. Lo que nos mueve a hacer lo que hacemos, y la verdadera intención de nuestro corazón. Lo que verdaderamente nos motiva a actuar de cierta manera no esta escondido para El. Lo que escondemos a los demás para Dios es completamente visible.

Puede que nuestras acciones sean buenas, pero lo más importante es conocer que produce esas acciones, esta intención muchas veces esta oculta no solo de los demás si no de nosotros mismos, a veces para conocerla es necesario detenernos a reflexionar, pues no siempre estamos conscientes de lo que nos motiva a hacer las cosas. ¿Cómo saber si lo que hacemos no esta infundado en temor, en falta de fe, en hacer nuestra voluntad, en querer tratar de suplir necesidades que solo Él puede suplir, en solo cumplir las expectativas que pensamos que tienen los demás de nosotros?

Si la motivación no es correcta, la acción tampoco.

Debemos primeramente de tener un deseo de agradarle a El no solo con nuestros hechos, sino con nuestras motivaciones, y pedirle que examine nuestro corazón, que nos muestre siempre la verdadera intención de lo que hacemos, que nuestra motivación siempre sea agradarle a El y que esta siempre sea darle la gloria a El, sea lo que sea que hagamos, si no es algo que le glorifique estar dispuestos a dejarlo.

Al final solo esto es lo que importa, lo que El piensa de nosotros.

Proverbios 21:2
“La gente puede considerarse en lo correcto según su propia opinión,
pero el SEÑOR examina el corazón.”

Colosenses 3:23-24
“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;
sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.”

Proverbios 20:27
“La luz del SEñOR penetra el espíritu humano y pone al descubierto cada intención oculta.”

Jeremías 17:10
“Pero yo, el SEÑOR, investigo todos los corazones
y examino las intenciones secretas.
A todos les doy la debida recompensa,
según lo merecen sus acciones.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s