Encomienda al Señor tu camino

Que cómodo y a gusto es tener todo planeado, todo dentro de control, cuando sabes que vas a hacer en la semana que viene, en los meses que vienen o en los años que vienen. Podemos planear, pero el “plan b” inicio porque hay circunstancias o situaciones que llegan a nuestra vida y que hacen que lo planeado inicialmente se salga de control o simplemente sea imposible llevarlo acabo.

A mi personalmente me encanta planear y escribir lo que planeo, escribir y palomear,  no me gusta que se me vaya el día sin aprovecharlo y avanzar en lo que tengo que hacer, tener la mayor parte de las cosas controladas me hace sentir segura…pero la vida con Dios no es así, y me he llevado una que otra sorpresa.

Aquí el problema es cuando no estamos abiertos, ni dispuestos, ni sensibles a escuchar y a actuar con un plan impuesto por Dios. Podré negarme, y oponerme a su plan, pero cuando conocemos Su amor por nosotros, negarme, y oponerme sería no escoger lo mejor que existe para mí.

Cuando caminamos en el centro de su voluntad, Él nos prospera, Él nos equipa, El suple lo necesario, Él nos protege, y Él nos da seguridad.

Para conocer ese propósito, ese camino perfecto, tengo que conocerlo a El. La clave esta en la búsqueda de su presencia, en encomendarle cada pequeña cosa que yo haga, para que mis deseos, mis pensamientos, mis planes se alineen  a lo que Él quiere para mi y de mi…pero sobre todo estar dispuesta a OBEDECER.

De nada servirá saber lo que Dios quiere de mí, si no estoy dispuesta a caminar por ahí.

A veces el camino de la obediencia no es nada fácil, pero cuando conocemos a quien nos pide lo que tenemos que hacer, nos da la confianza que El estará con nosotros.

Abraham fue obediente, salió al monte dispuesto a obedecer, pero antes de eso, Abraham había estado con Dios, lo conocía, conocía de Su amor y conocía sus promesas y ese conocimiento le dio la seguridad de que al obedecer El supliría lo más importante.

Mi oración y deseo es que mi seguridad este en El, no en tratar de tener todo bajo control, que no haya necesidad de un plan b, porque mi corazón buscará su dirección antes de escribir lo planeado, pero sobre todo que pueda entender que su amor por mi no me llevará a donde El no este. Y conocer eso es más que suficiente.

Proverbios 19:21
“Puedes hacer todos los planes que quieras, pero el propósito del SEñOR prevalecerá.”

Salmos 37:5
“Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará.”

Proverbios 16:3
“Encomienda a Jehová tus obras, Y tus pensamientos serán afirmados.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s