Brillar con Su luz

Una manera de amar a otros, es ser ejemplo para otros.

Cuando decidimos seguir a Dios, nuestra vida se vuelve como un espejo para poder reflejarlo a El. No podemos huir de esa responsabilidad y decir: ¡No me mires a mi! Imita a Dios. Esta claro que no podemos poner nuestra mirada en los hombres, y mucho menos nuestra confianza. Pero no podemos tomar esto como excusa y como algo cómodo para nosotros evadir nuestra responsabilidad.

Dios busca que sus hijos brillen, no que brillen para vanagloriarse, sino que brillen con Su luz y que al verlo otros, pueda producir en los demás ánimo! Que sean contagiados al reflejar el peso de lo que ofrecemos a Dios. Que podamos ser ejemplos a seguir.

Tenemos una responsabilidad. Que en su misericordia, Dios nos permita ser instrumentos para que aun sin hablar otras personas le conozcan. Y principalmente hay personitas (nuestros hijos) que en todo tiempo ven nuestra manera de conducirnos.

Que podamos decir como Pablo:

1 Corintios 11: 1
“Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s