El es Dios.

Hace casi 2 años pasé por algo difícil. Perdí un embarazo, no tenía mucho tiempo, pero si suficiente para que yo estuviera muy ilusionada, y agradecida con Dios por ello, el solo hecho de pensar que iba a ser mamá me emocionaba demasiado, sabíamos que era muy pronto para comprar cosas, pero…ya estábamos pensando en nombres, imaginándonos como sería nuestra vida cuando este bebe naciera. Me acuerdo perfectamente que fui con el Dr y el me dijo que las cosas no estaban bien, que según sus cálculos yo tenía ya como 9 semanas de embarazo y no veía ni escuchaba nada, la bolsita estaba vacía. Me mando a hacer unos análisis más profundos, pues el quería estar seguro de lo que estaba diciendo, y efectivamente ya no había bebe. No puedo explicar lo que mi corazón sintió en ese momento, bueno, se me quería salir! Era tanto el llanto que quería sacar, que no me salían las lágrimas. Me sentía tan tan triste que no sabía a donde correr con quien acudir! Lo que anhelaba en ese momento es que me dijeran todo es un sueño, no te creas! Todo esta bien! Todo sigue avanzando perfecto! Era un dolor que no puedo explicar!

Una vez que salimos del hospital y nos subimos al carro, Jorge mi esposo comenzó a orar, y comenzó a darle gracias a Dios, y a reconocer que El sabe mejor que nosotros porque pasan las cosas, y me acuerdo bien lo que dijo: “Señor, no somos nada ni nadie para cuestionarte, tu eres Dios.” Todo el trayecto del hospital a mi casa estuve llorando, inconsolablemente. Muchas preguntas pasaban por mi mente, ¿Por qué yo? ¿Porque me pasó esto a mi? ¿Porqué Dios permitió esto? ¿Ahora qué voy a hacer? Sabía que era lo que tenía que hacer. Pero ah! Que difícil era hacerlo! Ya en mi casa sabía a donde tenía que acudir… al Señor, y si lloraba era con El. Si no podía dormir … platicaba con El. Y esta decisión de buscarlo a El fue lo que consoló mi corazón y me hizo entender que Él es Dios! Y que pasé lo que pasé el sigue siendo Dios. Y El tiene un propósito. Y nos ama!

A veces las cosas que pasamos en nuestra vida no nos gustan. A veces lo que esperábamos que iba a pasar no sucede. Reclamarle a Dios no es la mejor opción. Que no se nos olvide, que Él es Dios! Y que nos conviene estar de su lado.

Salmos 90:2,4
“Antes que nacieran los montes y formaras la tierra y el mundo, desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios. Ciertamente mil años delante de tus ojos son como el día de ayer, que pasó, y como una de las vigilias de la noche.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s